Airtificial liga su futuro al Hyperloop

Airtificial. Tubo de fibra de carbono para Hyperloop.

Airtificial refuerza su posición como socio estratégico de Hyperloop Transportation Technologies (HTT), firma de Silicon Valley que desarrolla un nuevo sistema de transporte por cápsulas que pueden viajar a mil kilómetros por hora. Airtificial Intelligence nació en octubre de la fusión de Inypsa y Carbures. Inypsa es una firma tecnológica especializada en inteligencia artificial. Carbures se dedica a la fabricación de piezas de fibra de carbono y otros materiales compuestos. La nueva compañía es capaz de fabricar piezas de fibra de carbono sensorizadas e inteligentes, es decir, que llevan integradas redes capilares de sensores que permiten monitorizar todo tipo de información en tiempo real. 

Estas piezas sensorizadas son un elemento fundamental del proyecto Hyperloop. Las cápsulas de pasajeros viajan a gran velocidad por un tubo de fibra de carbono a bajas presiones. Para garantizar en todo momento la seguridad de los pasajeros, los kilómetros de tubo y las cápsulas son estructuras inteligentes con una red de sensores. 

Airtificial suma ya cuatro contratos con HTT en conjunto suponen los siguientes elementos: 

  • Dos cápsula de pasajeros a tamaño real: fabricada en Tecnobahía, en El Puerto de Santa María (Cádiz). Tiene una longitud de 32 metros, un diámetro de 2,7 metros y 5 toneladas de peso. Tiena una capacidad de hasta 40 pasajeros. Se trata de una estructura sensorizada y fabricada en un 80% en fibra de carbono. En octubre se presentó la primera cápsula y actualmente se trabaja en la segunda.
  •  Tubo de fibra de carbono: Se trata de la estructura por la que viajarán las cápsulas a baja presión. Airtificial fabrica actualmente un prototipo de 630 metros de longitud. En nuevo contrato firmado el 12 de diciembre, consiste en la fabricación de 5 kilómetros de tubo, por 19,9 millones de euros. El tubo es de 4 metros de diámetro y 32 milímetros de espesor. Para evitar pérdidas de presión, es una estructura de doble capa. 
  • Dos maquetas del morro de la cápsula: Airtificial prevé entregarlas en 2019.

¿Es hyperloop un proyecto viable?

El proyecto Hyperloop ha generado un intenso debate entre la comunidad científica y el mundo económico sobre su viabilidad técnica y financiera. El fundador de Tesla, Elon Musk, fue en 2012 el primero en lanzar este nuevo concepto de transporte. Las cápsulas presurizadas, como las de los aviones, son impulsadas por un reactor a través de un tubo con una presión de 10 a 100 pascales. Sin apenas rozamiento, la cápsula puede alcanzar casi la velocidad del sonido con un consumo energético muy bajo. El proyecto se publicó en la web de SpaceX. Dos iniciativas empresariales de Silicon Valley creyeron en el proyecto y decidieron invertir: HTT y Virgin Hyperloop One. 

Las dudas sobre la viabilidad del proyecto son muchas entre los expertos en física y materiales. ¿Cómo mantener kilómetros de tubos con bajas presiones? ¿Cómo evitar filtraciones en la infraestructura? ¿Serán los pasajeros capaces de soportar la aceleración de la cápsula? ¿Cómo van a frenar? ¿Existe riesgo de explosión del tubo en caso de una despresurización repentina? ¿Está prepara la infraestructura para terremotos? Gran parte de estas dudas las resuelve el CEO de Hyperloop Transportation Technologies, Dirk Ahlborn, es una interesante entrevista. Una de las claves reside en los nuevos materiales investigados y en la inteligencia artificial. 

Airtinem, asociación de accionistas minoritarios de Airtificial

Respecto a la viabilidad económica, HTT y Virgin Hyperloop One cuentan de momento con el respaldo de importantes compañías tecnológicas y organismos públicos. Ambas empresas tienen convenios de colaboración con importantes universidades y centros tecnológicos. Frente al secretismo y la confidencialidad que reina en multinacionales como Airbus, Boeing, Siemens o General Electric, en Hyperloop se trabaja con código abierto. Este entorno colaborativo permite avanzar más rápido en las investigaciones y atraer talento. Cientos de ingenieros colaboran a tiempo parcial sin motivaciones económicas. 

Esta cultura empresarial supone una garantía para los contratos de Airtificial Intellinge. La empresa cotizada posee un grupo estable de pequeños accionistas que confían en el proyecto. En enero de 2017, dieciséis accionistas de Carbures formaron una asociación para defender sus intereses. Tras la fusión con Inypsa, esta asociación readaptó sus estatutos y nació Airtinem: Núcleo Estable de Accionistas Minoritarios de Airtificial. Su objetivo es “defender y proteger los intereses de los accionistas minoritarios, crear canales y cauces de comunicación con la empresa, fomentando la efectiva participación en la vida social de la Compañía”.

En dos meses de actividad, Airtinem ha sumado 26 asociados, con unos 5 millones de acciones, es decir, aproximadamente un 0,52% del capital social de la compañía. No obstante, tienen el compromiso de otros accionistas que les permite agrupar 12 millones de acciones, un 1,25% de dicho capital social. Airtinem quiere tener voz dentro de la compañía para defender los intereses del minoritario, incluso aspiran a formar parte del Consejo de Administración.

Hyperloop, ¿una realidad en 2020?

Hyperloop Transportation Technologies (HTT) tiene puestas sus esperanzas en Abu Dhabi y la India. En 2016, la compañía recibió el encargo de realizar un estudio de factibilidad para conectar Abu Dhabi y Al Ain, dos ciudades que distan 170 kilómetros. La compañía tiene como socio local a la firma Dar Al-Handasah, dedicada al diseño y desarrollo de infraestructuras de ingeniería. El objetivo es comenzar a construir el sistema de transporte en el tercer trimestre de 2019. Con el Hyperloop, ambas ciudades estarían conectadas en 12 minutos.

HTT tiene acuerdos similares con California, Chicago, Indonesia, la República Checa y Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Ucrania y China. Todos estos países están a la espera de las primeras pruebas reales para meterse de lleno en estos proyectos.  

Por su parte, Hyperloop One, liderada por Rick Alstrom, ha reunido inversiones por valor de 80 millones de dólares. En mayo de 2017 cumplió un importante hito. Probó con éxito en el desierto de Nevada el motor de su prototipo de propulsión magnética. Sus responsables esperan verlo operativo hacia 2020. Aseguran que serían capaces de construir una línea para unir Los Ángeles y San Francisco por 16.000 millones, mientras que construir un tren de alta velocidad costaría 66.000 millones.

Hyperloop One también ha puesto sus ojos en India. El estado de Maharashtra ha sondeado la posibilidad de construir una línea entre las ciudades de Bombai y Pune. Estas dos ciudades distan 150 kilómetros. Actualmente el trayecto en tren dura tres horas y con el Hyperloop podría reducirse a 20 minutos. Las autoridades de Maharastra han solicitado a Hyperloop una demostración real antes de adjudicarle el proyecto. Virgin considera que India es un buen país para desarrollar el proyecto comercial porque necesita infraestructuras, tiene talento, bajos costes de manufacturas y una regulación medioambiental favorable. 

 

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *