Alantra en bolsa, tecnología financiera

Alantra asesoró a Transnorm para la adquisición de Honeway. Foto: CeMAT Australia

Las acciones de Alantra casi duplicaron su valor en 2017 y comenzaron 2018 con la misma fuerza hasta mayo. Actualmente todavía está en positivo, pero por su modelo de negocio está expuesta a riesgos en el actual entorno de incertidumbre.

Alantra presentó esta semana resultados. Tuvo un beneficio neto de 20,4 millones de euros entre enero y septiembre, un 4,9% más. Dos tercios del beneficio provienen de su negocio de asesoramiento y gestión mientras que la cartera propia de inversión generó 5,5 millones. La cifra de negocio creció un 29,1% hasta los 105,8 millones, también por la actividad del asesoramiento financiero. No obstante, los gastos se dispararon un 33% por la integración de Alantra Reino Unido y la contratación de profesionales senior.

Alantra no es un banco de inversión tradicional. Hasta septiembre de 2016 esta empresa se llamaba N+1, un nombre muy poco adecuado para el entorno digital. N+1 estaba formada por profesionales del sector financiero y tecnológico de distintos ámbitos, que gracias a su fusión con Dinamia pudieron unir gestión y activos.

Alantra se dedica principalmente a dos cosas, asesoramiento a empresas que quieren adquirir o desprenderse de otras empresas (M&A), ampliar capital o lanzar deuda privada. Con este asesoramiento, Alantra recibe una comisión. El otro brazo de negocio es la inversión privada (Private Equity) o capital riesgo. Se trata de fondos de inversión que no invierten en firmas en bolsa sino en empresas no cotizadas. Está pensado para grandes inversores. Al ser activos no cotizados, es importante el conocimiento del sector y la negociación para el precio y las condiciones de adquisición. Tiene la ventaja de ser activos menos volátiles, pero también ilíquidos. Su venta exige la búsqueda de inversores (fondos u otras empresas) y un proceso de negociación. Desde diciembre de 2017, la cartera de inversión ha crecido en 15,8 millones.

Desde 2003, Alantra ha lanzado tres fondos: Alantra Private Equity I, II y III. Actualmente está creando el IV, en el que tiene tiene ya invertido el 48% del capital.

Alantra también tiene inversiones inmobiliarias, entre ellas dos hoteles, uno de ellos el Islantilla Golf Resort. Asimismo, el banco de inversión ha realizado 14 inversiones en deuda privada de empresas como Forus (gestor de instalaciones deportivas), Conesa (tomate procesado) o Trison (soluciones digitales para el sector minorista).

Labor de asesoramiento

Entre enero y septiembre, Alantra ha asesorado en 108 transacciones, por la que ha recibido una media de 950.000 euros. En las transacciones transfronterizas, la retribución media asciende a 1,2 millones. Estas son algunas de las principales operaciones:

  • Venta de Transnorm a Honeywell por 425 millones: Transnorm es proveedor líder de tecnología de automatización utilizada en almacenes de paquetería, distribución y comercio electrónico.
  • Venta de Elix Polymers a la empresa estatal china Sinochem Internacional: Elix Polymers es un fabricante de resinas ABS, derivados y especialidades a medida.
  • Compra de MBC por parte de la compañía suiza ASH, proveedor líder de sistemas de productos y servicios para limpieza.
  • Adquisición de activos de bajas emisiones de Viesgo y su comercialización por 750 millones por parte de Repsol.
  • Venta de la cartera de NPLs de 2.700 millones de Bank of Cyprus a Apollo
  • Venta del 45% de Maxam a Rhone Capital.
  • Compra por parte de Henkel de Aislantes Nacionales, empresa chilena de adhesivos y materiales de construcción.

Alantra, fortalezas y debilidades

Las acciones de Alantra tienen como fortaleza que sus clientes pertenecen a sectores muy diversificados y está presente en más de 30 países. Además, la compañía ha sabido formar equipos muy especializados en los principales centros financieros. Su CEO es Santiago Eguidazu Mayor, autor de dos libros de gestión, ‘Apología de lo inútil’ y ‘Creación de valor y gobierno de la empresa’. En su consejo de administración hay personas de peso, como María Garaña (directiva de Google), Santiago Bergareche (Vocento), Josep Piqué o José Javier Carretero, presidente de High Tech Hotels & Resort.

Sin embargo, en el actual contexto de incertidumbre y síntomas de agotamiento económico, es previsible una reducción de operaciones M&A a las que poder asesorar. También se eleva el riesgo de dificultades financieras en las empresas en las que invierte a través de los Private Equity.

Autor entrada: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *