Los bonos senior de Almirall, ventajas y riesgos

Centro de Almirall en Reinbek.
Centro de Almirall en Reinbek.

Con su emisión de bonos senior, Almirall se garantiza tres años de estabilidad financiera. El grupo farmacéutico cerró el 4 de diciembre una emisión de bonos senior no garantizados por un importe de 250 millones de euros. Estas son las claves para entender la operación.

¿Qué características tiene la emisión de bonos?

Los bonos senior no garantizados son un producto de riesgo riesgo medio-alto. No están respaldados por ningún activo o aval, pero son de mayor calidad que los subordinados porque tienen preferencia en caso de suspensión de pago.  Los bonos de Almirall tienen como fecha de vencimiento el 14 de diciembre de 2021. Ofrecen un cupón del 0,25% pagadero por semestre (14 de junio y 14 de diciembre de cada año). Lo atractivo del producto no es el cupón sino que ofrece una prima de conversión del 27,5% al vencimiento. Este precio de conversión se ha fijado en 18,1776 euros por acción (es la cotización media por volumen del 4 de diciembre).

Actualmente la cotización ronda los 14,20 euros. Es decir, si dentro de tres años las acciones de Almirall siguen a 14,20 euros, el titular del bono habrá ganado unos 4 euros porque la empresa se lo recompra a 18,1776 euros. Si las acciones dentro de 4 años están por encima de esos 18,1776 euros, quiere decir que el titular hubiera ganado más invirtiendo en acciones que en bonos. La prima del 27,5% supone una generosa rentabilidad anual del 9,16%.     

¿Por qué lanza Almirall la emisión de bonos?

Almirall adquirió en agosto de 2018 la división de dermatología del laboratorio norteamericano Allergan por 500 millones de euros. La empresa española está especializada en medicamentos dermatológicos. Tiene entre sus cartera innovadores fármacos para la psoriasis y el acné. Con esta operación, Almirall adquirió cuatro marcas comerciales, Aczone, Tazorac, Azelex y Cordran Tape, que generan unas ventas anuales de 70 millones. 

¿Qué ventajas tiene el bono senior para Almirall?

Con la emisión de bonos, Almirall cancelará un crédito puente de 400 millones que solicitó para la operación. Además, el laboratorio ha firmado un crédito sindicado con la banca por un total de 150 millones. La deuda de Almirall supera los 500 millones. Este año espera cerrar con un Ebitda de 180 millones, por lo que el ratio deuda/Ebitda se sitúa en 2,7. No obstante, los nuevos medicamentos esperan reportarle en 2019 un Ebitda de 200 millones. Así, el ratio bajaría del 2.

Con la nueva financiación, Almirall pretende una digestión llevadera de las últimas inversiones. Los gastos financieros del bono serán limitados en 2019 y 2020, del 1,3% incluidas las comisiones bancarias. No obstante, existe la posibilidad de la amortización total, pero no parcial de los bonos bajo determinadas condiciones. Asimismo, el crédito sindicado de 150 millones está firmado a 5 años.

¿Quién ha adquirido la deuda?

Los bonos senior tienen un valor nominal de 100.000 euros y se han ofrecido únicamente a inversores institucionales. Almirall va a solicitar que coticen en la Bolsa de Fráncfort, donde los inversores particulares podrán adquirirlos, eso sí, si desembolsan los 100.000 euros o al precio al que coticen. Por tanto, no es un activo en absoluto líquido.

¿Cómo han reaccionado los accionistas?

La familia Gallardo, que ostenta en 66% del capital, es la artífice de la operación. En el caso de convertirse en acciones, los bonos representarían un 7% del capital. El temor a un efecto dilusorio provocó el 4 de diciembre un desplome del 8,6% de las acciones. La compañía lanzó un mensaje de tranquilidad al asegurar que pretende ejecutar la emisión y “llevar a cabo una estrategia neutral con el capital”.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *