La socimi Árima invierte en oficinas

Socimi Árima. Paseo de la Habana
Foto: Árima. Infografía del anteproyecto Árima Paseo de la Habana de Madrid (Fenwick Iribarren Architects).

La socimi Árima invierte todos sus fondos en edificios de oficinas en Madrid. Esa será su cartera de activos inmobiliarios. En los dos meses desde su salida a bolsa, la compañía ha comprado dos edificios de oficinas en Madrid por 31 millones de euros. Además, ha firmado un compromiso para adquirir otros dos edificios de oficinas en el noreste de Madrid por 63 millones. La inversión, por tanto, suma 94 millones, pero hay que añadir 16,7 millones previstos para obras de rehabilitación y acondicionamiento.

Árima salió a bolsa el 23 de octubre tras captar 100 millones de euros entre inversores institucionales. Las acciones salieron con un valor de 10 euros y ayer cerraron a 9,20 euros, un precio al que lleva anclado varias semanas con escaso volumen de contratación. Es muy probable que la cotización tenga ahora más movimiento al materializarse ya el plan de negocio.

La socimi está impulsada y presidida por Alfonso López de Herrera Oria y pretende conseguir el éxito que logró con Axiare, la sociedad de inversión inmobiliaria que vendió a Colonial con importantes plusvalías. Con Árima, López de Herrera Oria pretendía recaudar 300 millones en su salida a bolsa, pero finalmente tuvo que conformarse con 100 millones tras retrasar la operación en un momento de incertidumbre y volatilidad en los mercados. Según el folleto de la operación, la compañía se daba un plazo de 18 meses para invertir el 80% de los fondos. Le va a sobrar más de un año.

Obras de rehabilitación

Los cuatro activos comprados suman 27.000 metros cuadrados de superficie y 460 plazas de aparcamiento. Según la compañía, los cuatro inmuebles tienen un “gran potencial de revalorización” por situarse en lo mejor de la capital. Árima ha comprado un edificio de la calle María de Molina esquina con Príncipe de Vergara, y otro en la confluencia del Paseo de la Habana y la Avenida de Alfonso XIII. Este último edificio es una operación concertada de compra y arrendamiento pero exige una inversión de 4,8 millones para mejorar la eficiencia energética (clase A con certificación Leed). Las obras comenzarán en 2020, por lo que Árima tardará todavía en obtener rentas de alquiler.

Además, la socimi cerrará en enero la compra de otros dos edificios de oficinas en el noreste de Madrid por 63 millones. Suman 20.000 metros cuadrados. La compañía prevé invertir en ellos 11,9 millones en “proyectos de reposicionamiento”.

En resumen, Árima invierte todo su capital yconcentra todo su negocio en la capital española y en el segmento de oficinas. Además, gran parte de los ingresos por rentas de alquiler tendrán que esperar a concluir las obras de rehabilitación. Es probable que estas obras tenga que financiarlas al quedarse sin fondos disponibles. La compañía estimó en su momento que los gastos corrientes de la socimi van a suponer el 4 millones de euros.

El punto fuerte de Árima es que López de Herrera Oria es un gran conocedor del mercado inmobiliario de Madrid y se da por hecho que ha sido muy selectivo con estas operaciones.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *