Gowex: las claves del juicio a Jenaro García

Gowex ofrecía tecnología wifi. Foto: Álvaro Ibañez.

Jenaro García, fundador de Gowex, se sentará en el banquillo cinco años después de que estallara el escándalo de esta empresa bursátil que llegó a multiplicar su valor por 30 antes de desaparecer del mapa.

Todavía no hay fecha, pero el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha decretado la apertura de juicio oral por el caso a García, su esposa, Florencia Maté, y a otros dos cargos de Gowex. Se trata de Francisco Manuel Martínez, que fue secretario del Consejo de Administración, y Ignacio Navarro, administrador. El fundador se enfrentará a una petición de pena de 18 años de cárcel por parte de la Fiscalía.

Los 5.000 afectados del fraude

El juicio supone una mínima esperanza para los 5.000 inversores que perdieron sus ahorros. Gowex llegó a tener una capitalización bursátil de 1.400 millones de euros. El 50% de las acciones estaba en manos de Jenaro y su esposa. El segundo mayor accionista de Gowex era Javier Solsona (9,9% del capital) y fue nombrado administración judicial por la Audiencia Nacional. Javier Solsona fue ejecutivo de la firma tecnológica y estuvo procesado por el juez. Sin embargo, parecer ser que fue un engañado más de Jenaro García. Solsona no pudo evitar que la empresa se encamine a la liquidación.

Actualmente de Gowex básicamente queda su página web, que se ha convertido en una petición de perdón de Jenaro García, con la promesa de que quiere ayudar a los antiguos accionistas y acreedores a recuperar su dinero. Incluso la web permite rellenar un formulario a los afectados.

No se si podré llegar a cubrir la pérdida económica, pero lo voy a intentar hasta el último minuto de mi vida

http://gow2x.com/inversores-en-gowex/

El juez del caso ha solucitado a los procesados que le hagan llegar una relación de bienes y derechos de los que sean titulares. De momento, en el juzgado sólo hay depositados 1,7 millones de euros de cuentas de sociedades vinculadas a la trama. Una cifra mínima comparada con los 20 millones de euros de indemnizaciones que se les va a reclamar.

Facturas ficticias

García está acusado de los presuntos delitos de falsedad en documento mercantil, fraude de inversores, apropiación indebida, fraude a los presupuestos de la UE y uso de información privilegiada. Toda la trama se basó en facturas falsas para simular contratos y prestaciones de servicios inexistentes. Sobre esas facturas falsas se montaban unas cuentas anuales infladas. Todo ello con la finalidad de maquillar la salida a bolsa y garantizarse jugosos ingresos con la venta de los paquetes de acciones.

Los principales acusados idearon una estructura societaria que facilitaba la opacidad de las operaciones. Let’s Gowex y Gowex Wireless eran las sociedades visibles. Algunos de los falsos contratos se realizaban con sociedades pantalla con presuntos terraferros al frente, según la Fiscalía Anticorrupción. En el fraude pude tener una participación activa el abogado Ramón Cerdá, que acumula varias condenas por fraudes millonarios del IVA. Gowex nunca llegó a tener beneficios a pesar de que llegó a repartir 3 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Jenaro García engañó a todos

Fundada en 1999, Gowex dio su gran salto con la salida al MAB en el verano del 2010. Cuando saltó el escándalo, tenía desplegadas sus redes wifi en 65 ciudades -incluidas Nueva York, Madrid, París, Dublín o Dubai- y en 20 empresas de transporte público. Además tenía planes de salir a bolsa en Estados Unidos.

Intervención de Jenaro García en el foro Medcap

Jenaro García basó buena parte del éxito de su empresa en generar confianza a los inversores. Se generó una imagen de marca de emprendedor de éxito. Participaba en foros económicos donde se desenvolvía con gran soltura. Se burló de los inversores, del sistema financiero que le concedió el crédito necesario; y también de los reguladores.

El informe de Gotham City

La estafa de Gowex causó un gran daño a las demás firmas que cotizaban en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). El caso también dejó en entredicho al sistema de supervisión de los mercados, tal como pasó con las entidades bancarias tras la crisis financiera. El MAB fue creado para que las pequeñas empresas en expansión tuvieran más fácil financiarse colocando paquetes accionariales en bolsa. Los requisitos y la normativa son más sencillos que en el caso de las empresas del Mercado Continuo. La CNMV defendió en su momento que lo ocurrido en Gowex puede pasar en cotizadas del Mercado Continuo. Y citan el caso de Pescanova y Abengoa. Únicamente una desconocida firma de análisis, Gotham City Research, fue capaz de descubrir que Gowex era humo y una grandísima estafa.

Gotham City Researchs fue fundada por Daniel Yu, inversor activista. Es lo más parecido al wikileaks de las financias. Se dedica a analizar las cuentas de empresas y fondos de inversión para detectar irregularidades o cifras sospechosas que no cuadran entre sí. Entonces realiza análisis forensic.
Gotham descubrió que el 90% de las ventas de Gowex en 2013 eran falsas. La facturación publicada era de 182,6 millones de euros.

Tras estallar el escándalo, la Asociación Europea de Inversores Profesionales (Asinver) denunció ante la Fiscalía a todos los implicados: a Gowex con su presidente a la cabeza, al auditor (E&Y), y a Bolsas y Mercados Españoles (BME), el operador del MAB. La sombra de la sospecha planeó sobre la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los asesores intervienen en todas las fases de incorporación de las cotizadas al MAB. Primero analizan el valor de la empresa y su precio de salida al mercado. También asesoran en la elección de las entidades colocadoras y preparan la documentación para presentar a BME. Una vez que la empresa se ha estrenado en el MAB, la auditora le ayuda en el cumplimiento de los requisitos de información y de comprobar que estas informaciones se ciñan a la normativa. La auditoría de Gowex en 2013 tuvo un coste de 68.500 euros, una cifra muy baja para una compañía que supuestamente facturaba 183 millones de euros.

BME no suspendió la cotización de Gowex hasta dos días después de hacerse público el informe de Gothan. El motivo es que numerosas analistas no dieron credibilidad a la firma norteamericana. Dos días después García admitió ante el consejo de administración que falseó las cuentas de la empresa desde 2010. En el primer semestre de 2014, Jenaro García vendió acciones de la compañía por valor de 64 millones de euros. Parte de estos fondos fueron transferidos a sociedades en el extranjero.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *