Coemac resurge en bolsa: ¿A qué se dedica?

Coemac fabrica tuberias de PVC

¿A qué se dedica Coemac? Esta firma cotizada está deslumbrando en la bolsa española en enero. Prácticamente ha conseguido duplicar su valor sin que medien hechos relevantes ni rumores aparentes. En realidad, la Corporación Empresarial de Materiales de Construcción, S.A. (Coemac) es una veterana de la bolsa, aunque ha cambiado de nombre, de negocio y de imagen. Es decir, está irreconocible, que es precisamente lo que pretende.

Hasta 2015, Coemac era Uralita, la empresa de luces y sombras que marcó un antes y un después en la historia de la construcción. Primero con sus tejados y cubiertas de fibrocemento y después con la tabiquería ligera de placas de yeso. Ambas líneas de negocio fueron vendidas hace tres años y ahora Coemac sólo se dedica a las tuberías de PVC, principalmente a través de la marca Adequa. Sin embargo, todavía tiene que afrontar un fantasma del pasado: el amianto o asbestos. La empresa se enfrenta a varios procesos judiciales por los daños en la salud causados por este material cancerígeno, tanto en trabajadores como en vecinos de inmuebles. En 2018 hubo dos sentencias condenatorias en Madrid y Barcelona por hecho ocurridos décadas antes y que se unen a sentencias anteriores de víctimas del amianto. Y se esperan más sentencias, por denuncias individuales y colectivas, impulsadas por distintas asociaciones.

La inhalación de las fibras de amianto (silicatos fibrosos), principalmente durante su manejo, produce problemas respiratorios que prolongados en el tiempo degeneran en cáncer de pulmón y asbestosis. Como sus efectos no son inmediatos, la normativa sobre el uso de este material siempre ha ido a remolque. Mientras, cientos de trabajadores, además de ver cómo su salud se deterioraba hasta la muerte, sufrieron un doloroso abandono empresarial, sanitario y burocrático frente al drama.

La primera ordenanza en España data de 1984, por aplicación de dos directivas europeas. Se limitaba a establecer unas normas de protección de los trabajadores en la producción y manejo de materiales con amianto. En 1989 se aprobó el Real Decreto 1406/1989, de 10 de noviembre, que limitaba la producción y comercialización de ciertos productos. Y en 2001 se estableció la prohibición de utilizar, producir y comercializar fibras de amianto y productos que las contengan.

Coemac, dependiente de la construcción

Tras su prohibición, llegó el enorme problema de la descontaminación y la retirada de elementos de construcción con amianto y la destrucción de residuos. El Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, estableció todos los procedimientos a seguir. Uralita, como primer productor nacional, no veló por el estricto cumplimiento de la normativa, lo que le ha acarreado todo el reguero de demandas. Buena parte de los pleitos proceden de empresas que fueron adquiridas por Uralita antes de que estallase toda la polémica. Las indemnizaciones fijadas en sentencia superan los 30 millones en la última década.

El drama del amianto, unido al impacto de la crisis inmobiliaria de hace una década, golpearon a Uralita hasta situarla al borde del concurso de acreedores en 2014. Entonces, Nefinsa era el accionista mayoritario tras la OPA que había lanzado en 2007. Esta sociedad, propiedad de la familia Serratosa, tuvo que dar entrada a fondos de inversión para salvar la empresa. Llegó un plan de reestructuración que incluyó la venta de todo el negocio del yeso (tabiquería) en diciembre de 2017. Por último llegó el cambio de denominación social en2018.

Actualmente, en la página web de Coemac no hay ninguna a Uralita, ni siquiera en su historia. Las ventas entre enero y septiembre de 2018 ascendieron a 46,7 millones de euros. La empresa posee tres fábricas de tuberías de PVC, en Antequera (Málaga), Alovera (Guadalajara) y Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Está presente en 25 mercados, aunque España representa más de la mitad de los ingresos. Su evolución para 2019 depende en buena medida de la aprobación de los Presupuesto Generales del Estado y la reactivación de la obra pública. En su último informe trimestral, Coemac apuntaba que el mercado de la rehabilitación se ha frenado, pero los visados de obra nueva han crecido un 27% anual.

Coemac no es la única cotizada envuelta en procesos judiciales. Recientemente hemos analizado Pescanova, a la espera de su gran juicio en la Audiencia Nacional.

Autor entrada: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *