La OPA sobre GAM: ¿Quién gana y quién pierde?

General de Alquiler de Maquinaria (GAM). Plataformas elevadoras en México.

Francisco José Riberas Mera lanza una OPA sobre GAM (General de Alquiler de Maquinaria). El presidente de Gestamp se convierte en socio financiero e industrial de la empresa, que en 2010 se acogió al concurso voluntario de acreedores. GAM se dedicada a la compraventa, alquiler y mantenimiento de maquinaria principalmente para el sector de la logística y la construcción.

GAM (su ticker es GALQ) salió a bolsa en 2006, en vísperas de la crisis financiera y el estallido de la burbuja inmobiliaria. El grueso de sus ingresos provenían del brillante sector de la construcción. La crisis le llegó en pleno plan de expansión y miles de accionistas se pillaron los dedos. En dos años multiplicó por cuatro su valor en bolsa hasta alcanzar los 250 euros por acción. El menos de dos años perdió toda la revalorización acumulada. En 2012 ya cotizaba por debajo de los 5 euros. El 4 de octubre de 2017 marcó mínimos históricos en 1,14 euros. GAM pertenece al grupo de cotizadas con una dura travesía en el desierto tras la crisis, como Quabit, Nyesa o OHL

Riberas Mena, a través de la sociedad Halekulani, ofrece en su OPA sobre GAM 0,977 euros por acción, lo que supone un descuento del 43% respecto a la cotización con que cerró esa jornada. De nuevo, un puñado de accionistas se ha pillado los dedos. El presidente de Gestamp no pretende hacerse con el 100% de la compañía y excluirla de bolsa. Es más, no tiene interés en que los accionistas minoritarios acudan a la OPA para no encarecer la operación.

La banca acreedora de GAM

¿Quién sí acude a la OPA sobre GAM? En realidad, la oferta pública de acciones es un acuerdo con la banca acreedora mediante una oferta vinculante. Santander, Sabadell, Liberbank, BBVA, Kutxabank, Bankia y Caixabank poseen el 63% de la compañía como consecuencia del convenio de acreedores. Cuando GAM se declaró en concurso su deuda rozaba los 500 millones, más del 80% en manos de estas entidades.  

El acuerdo entre Riberas y los bancos incluye una quita de 42,3 millones de euros de la deuda convertible de GAM. Halekulani sólo abonará 25,5 millones por los bonos convertibles. Si se suman los 20,5 millones de la compra del 63% del capital, la operación tiene un coste total de 46 millones de euros para el presidente de Gestamp. Es decir, las entidades venden a precio de saldo la compañía, pero se quitan un quebradero de cabeza y mejoran sus índices de solvencia. 

¿Qué interés tiene Francisco José Riberas en GAM? El empresario del sector de la automoción figura entre los 20 españoles más ricos, con un patrimonio de 1.700 millones de euros, según Forbes. La multinacional Gestamp tiene más de 100 plantas en 21 países. Francisco y su hermano Ion concentran el 75% del capital de Gestamp a través de la sociedad Acek. Por tanto, la operación no supone un gran desembolso para Riberas. Es posible que el presidente de Gestamp vea un alto potencial en GAM sin su lastre financiero. El empresario tiene el know-how para hacer de General del Alquiler de Maquinaria una empresa competitiva. Asimismo, le puede abrir la puerta a nuevos clientes industriales. 

¿Qué pueden hacer los accionistas minoritarios de GAM?

Lo más recomendable para los accionistas minoritarios es no acudir a la OPA para evitar las minusvalías del 43%. La mejor salida es convertir la inversión en largo plazo y esperar a que el buen hacer de Riberas provoque una revalorización de los títulos a medio plazo. La compañía logró salir de pérdidas en el segundo y tercer trimestre de este año, con un beneficio neto de 0,8 millones.

Las ventas de GAM crecieron un 10% hasta los 95,6 millones en los nueve primeros meses del año. El Ebitda creció un 9% hasta los 25,2 millones. Destaca el margen de ventas, que fue del 26%. Es decir, GAM es una empresa muy rentable si no fuera por su lastre financiero. La deuda senior supone un gasto financiero de 3,2 millones, mientras que el préstamo de la banca acreedora supone 5,1 millones.

GAM está presente en diez países europeos, en Latinoamérica, el norte de África y Oriente Medio. Posee una flota de 20.000 maquinas, principalmente plataformas elevadoras, carretillas, camiones grúa y excavadoras, así como grupos electrógenos y maquinaria de limpieza industrial. 

En los últimos años GAM ha intentado diversificar su negocio con una división de ingeniería que, entre otras cosas, ofrece drones para cartografía. También ha explorado nuevos sectores, como la hostelería, la organización de eventos o las producciones cinematográficas. Sin duda, GAM tiene potencial para convertirse en una empresa auxiliar de servicios múltiples.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *