Oryzon Genomics, la joya biotecnológica de la bolsa

Oryzon Genomics se dedica a la epigenética

Oryzon Genomics es una de las cotizadas de la Bolsa de Madrid más punteras en el ámbito de la salud. Es una biofarmacéutica centrada en la epigenética. Se dedica al desarrollo de terapias para enfermedades que actualmente no tienen una curación, como el Alzheimer y algunos tumores. La compañía forma parte del Ibex Small Cup, el índice de empresas de pequeña capitalización. Allí también cotiza PharmaMar, otra biotecnológica con similitudes.

Oryzon es un valor para inversores bursátiles adictos a la filantropía o bien a prueba de infartos. En los tres años que lleva en bolsa, ha tenido tiempo de perder casi la mitad de su valor, recuperar más del doble, desplomarse hasta un tercio de su valor, dispararse el triple y volver a hundirse. Nunca ha repartido dividendo porque está abonda a los números rojos. Pero no por ello deja de tener inversores interesados.

La epigenética supone un paso más allá después de que la comunidad científica descifrara el genona humano en 2004. La identificación de miles de genes y toda la información obtenida del ADN no es suficiente. La lucha contra ciertas enfermedades exige conocer también los mecanismos para la producción de proteínas y la diferenciación molecular. Es decir, conocer en profundidad las leyes que rigen el funcionamiento interno de los genes y descubrir por qué en ocasiones no se respectan esas leyes, provocando en última instancia un cáncer.

Oryzon y la lucha contra el cáncer

Oryzon Genomics ha puesto en foco en el LSD1, una enzima que modifica las histonas (proteínas básicas). Un mal funcionamiento de esta enzima está relacionada con el cáncer de colon, de vejiga, de pulmón y de mama. Pero sobretodo está directamente relacionada con la leucemia aguda. La LSD1 es crucial para el buen función de las células leucémicas madre. La inhibición de LSD1 podría ser una solución terapéutica para evitar las recaídas de los pacientes de leucemia.

Fruto de estas investigaciones, Oryzon Genomics tiene dos compuestos en fase clínica, el Iadademstat, un inhibidor de LSD1, y el Vafidemstat, que está en ensayo Fase IIa para tratar enfermedades neurodegenerativas que provocan agresividad. Oryzon Genomics ha participado esta semana en San Francisco en el segundo Neuroscience Innovation Forum. Allí presentó los avances clínicos del Vafidemstat contra el Alzheimer. Este fármaco oral se ha mostrado eficaz en la restauración de la memoria de pacientes y la atenuación de ciertas alteraciones patológicas como agitación, apatía o depresión.

Oryzon Genomics fue fundada en el año 2000 por su actual CEO, Carlos Buesa Arjol, doctor en biología y con experiencia en varias compañías biotecnológicas. En el 2008 la firma adquirió Crystax Pharmaceuticals, dedicada al desarrollo de nuevas moléculas para tratamientos oncológicos y de enfermedades neurodegenerativas. Desde el punto de vista empresarial, Oryzon Genomics ha sabido captar jugosos fondos públicos y privados. Su modelo consiste en desarrollar tratamientos hasta la fase clínica II (de las cuatro existentes). En ese momento se decide si se opta por su desarrollo dentro de la empresa o si se otorgan licencias para las últimas fase de desarrollo clínico y la comercialización.

Ampliaciones de capital de Oryzon

Oryzon cotiza en la bolsa española desde diciembre de 2015. En 2017 llevó a cabo una ampliación de capital por 18,2 millones y en 2018 otra por 13 millones. En su accionariado destacan inversores especializados de Estados Unidos y Europa. Entre sus accionistas individuales destaca José María Ventura Ferrero, dueño de Laboratorios Ordesa, con un 5,8% del capital.

La biofarmacéutica tuvo unas pérdidas de 422.715 euros entre enero y septiembre de 2018. Una buena cifra si se compara con los números rojos de 3,9 millones de un año antes. La compañía considera que sus resultados son consecuencia del modelo de negocio del sector de la biotecnología. No existen ingresos recurrentes y el periodo de maduración de sus productos son a largo plazo. Entre enero y septiembre de 2018 los ingresos ascendieron a 5,2 millones. Las inversiones en investigación y desarrollo superaron esa cifra, al situarse en 5,4 millones.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *