PharmaMar, bajista en bolsa, alcista contra el cáncer

La farmacéutica sale de pérdidas tras destinar 54 millones a I+D

PharmaMar se dedica a la investigación de organismos marinos con fines terapéuticos

PharmaMar no reacciona en bolsa a pesar de salir de pérdidas. Entre enero y septiembre, el grupo farmacéutico gallego tuvo un beneficio neto atribuible de 5 millones de euros. Un año antes presentó unas pérdidas de 14 millones. La compañía trabaja de una forma muy diferente al de otras multinacionales farmacéuticas. Se dedica a buscar en la naturaleza marina materiales, moléculas y organismos que puedan servir para el tratamiento de enfermedades oncológicas. “En el mar habitan el 80% de los seres vivos y es un territorio muy poco investigado”, explica José María Fernández Sousa-Faro, su presidente.

PharmaMar fue la filial más exitosa de la antigua Zeltia gracias al Yondelis, indicado para el sarcoma de tejidos blancos. El Yondelis fue la tabla de salvación del grupo, que ha podido seguir investigando y lanzando nuevos fármacos al mercado con los ingresos generados.

PharmaMar es una de las firmas cotizadas españolas que más invierten en I+D y además, con objetivos a muy largo plazo. En los nueve primeros meses del año la actividad investigadora se llevó 57 millones, similar a la de 2017. En julio pasado terminó de reclutar a 600 pacientes para un ensayo para el tratamiento de cáncer de pulmón. Dentro de un año se espera tener los resultados.

Dos desplomes de PharmaMar en bolsa

Los ingresos ascendieron a 133 millones, un 7% más. Las licencias y royalties de sus fármacos le generaron 27 millones, más del doble que un año antes. La terminación anticipada del acuerdo de licencia de Chugai Pharmaceuticals le generó unos ingresos adicionales de 3 millones.
Las ventas de la división de oncología fueron de 57,4 millones, un 12% menos debido a la bajada de precios en algunos países europeos. Sí que crecieron un 1,7% las ventas del sector de química hasta los 44,6 millones.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue de 2,2 millones de euros, frente al resultado negativo de 6 millones del mismo periodo de 2017.
Invertir en PharmaMar supone pensar más allá de la rentabilidad económica. Implica tener cierta conciencia social y preocupación por las personas que luchan contra una enfermedad.

Actualmente cotiza cerca de mínimos históricos. Sus acciones no se han recuperado de los dos últimos sustos. El 15 de diciembre de 2017, el Comité Europeo del Medicamento rechazó la comercialización del Aplidin para el tratamiento del mieloma múltiple. Sus títulos se desplomaron más de un 15%. Y el 19 de enero de 2018, PharmaMar se hundió un 34% en bolsa al fracasar los ensayos clínicos de Zepsyre para el cáncer de ovario.

La multinacional es perseverante y seguirá rastreando el ancho mar mientras siga teniendo inversores que crean en ella. La pregunta no es qué puede hacer PharmaMar por la bolsa sino qué puede hacer la bolsa por empresas como PharmaMar, Faes Farma o Laboratorios Rovi, que son la esperanza de miles de pacientes.

Autor entrada: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *