La socimi Árima gana 1,1 millones en 2018

Árima. Infografía del anteproyecto Árima Paseo de la Habana de Madrid (Fenwick Iribarren Architects).
Foto: Árima. Infografía del anteproyecto Árima Paseo de la Habana de Madrid (Fenwick Iribarren Architects).

La socimi Árima cerró 2018 con un beneficio neto de 1,1 millones de euros gracias a la revalorización de su cartera inmobiliaria en un 8,7%, según las valoraciones realizadas por las consultoras independientes CBRE y Savills Aguirre Newman. La sociedad salió a bolsa el 23 de octubre de 2018 tras captar 100 millones de euros entre inversores institucionales. En estos cinco meses ya posee una cartera de cuatro inmuebles en Madrid. Se trata de edificios de oficinas, que prevé rehabilitar y acondicionar para su alquiler. Estos inmuebles ya le han generado unas rentas de 52.000 euros hasta finales de enero.

Los cuatro inmuebles fueron adquiridos por 94 millones de euros y, según las dos consultoras, actualmente tienen un valor de mercado de 102,1 millones.

Árima, fundada y dirigida por Luis Alfonso López de Herrera-Oria, se plantea una ampliación de capital de 200 millones para elevar sus inversiones inmobiliarias. Cuando salió a bolsa, López de Herrera-Oria pretendía pactar 300 millones, pero la incertidumbre de los mercados se lo impidió. El exfundador de Axiare conoce muy bien el mercado madrileño. En su órbita tiene localizados otros activos interesantes que le gustaría adquirir a corto y medio plazo.

Árima, evolución en bolsa

Desde su salida a bolsa, Árima ha tenido una evolución discreta. No ha logrado recuperar los 10 euros por título con los que salió al parqué. Se mueve en una horquilla entre los 9 y los 9,50 euros, con escaso volumen de contratación. Esta es su estructura accionarial:

AccionistaPorcentaje
López de Hererra-Oria10,91%
Ross Turner (Pelham Capital)9,984%
Morgan Stanley9,98%
Bank of Montreal9,97%
UBS Group8,56%
Mistral Iberia Real State5,10%
Hector Colonques4,98%
Capital flotante39,26%
Autocartera0,58%

El consejero delegado, López de Herrera-Oria, se ha rodeado de un equipo de expertos, la mayoría de ellos de su antigua etapa en Axiare. El presidente es el ingeniero Luis María Arredondo Malo. Fue delegado de la Inmobiliaria Zabálburu entre 1988 y 1994. Aquel año fue fichado por Urbis como consejero delegado. Dejó el cargo en 2006 cuando Reyal lanzó una OPA en vísperas de que estallara la burbuja inmobiliaria. El nuevo grupo, Reyal Urbis, inició una dura travesía por el desierto hasta su liquidación en 2007 cuando llevaba cuatro años en concurso de acreedores. Arredondo fue entre 2006 y 2013 presidente y consejero delegado de Santander Global Property. Precisamente, el Santander fue uno de los bancos más afectados por la caída de Reyal Urbis, con un agujero de 500 millones.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *