Solaria en bolsa deja de brillar

Solaria, dedicada a proyectos solares, acumula en bolsa una espectacular trayectoria desde comienzos de 2018. Arrancó en 1,66 euros por acción y alcanzó los 6,91 euros el 20 de junio. Es decir, en apenas seis meses logró cuadruplicar su valor en bolsa. Sus resultados en 2017 y primer semestre de 2018 fueron buenos, pero en ningún caso explican semejante especulación bursátil. De ahí que la recogida de beneficios desde sus máximos haya sido también espectacular, de más del 80% hasta situarse por debajo de los 5 euros. En las últimas jornadas, los descensos alcanzan el 30%. En conclusión, la firma solar ha dado enormes alegrías a los inversores fieles que llevan años en el valor, mientras que muchos especuladores a corto se habrán pillado los dedos.

Dos eventos han servido de detonante para la recogida de beneficios en Solaria.

  • La ampliación de capital: Solaria completó con éxito en julio la colocación privada acelerada de acciones por 96,8 millones de euros, equivalente al 14% del capital. El objetivo de esta ampliación era obtener fondos para “adelantar el plan de desarrollo y ejecución de proyectos”.
  • Incertidumbre regulatoria: Solaria se ha beneficiado de la fuerte subida del precio de la electricidad en el mercado mayorista en España en lo que va de año. Sin embargo, el Ministerio de Industria tiene entre sus planes un cambio regulatorio para moderar los precios de la electricidad. La generación renovable, que tiene un coste cero en materia prima, se beneficia cuando las fuentes no renovables se encarecen, porque la retribución en el pool es la misma. El Gobierno quiere modificar este sistema, lo que supondría un fuerte golpe a la energía eólica y solar. No obstante, los cambios regulatorios en el sector siempre han sido arduos, más si cabe en la actual situación de inestabilidad política.

Solaria, once años en bolsa

Constituida en noviembre de 2002 y con sede en Puertollano (Ciudad Real), Solaria está especializada en la producción de paneles fotovoltaicos, células solares y ‘wafers‘ (obleas de silicio). Se estrenó en bolsa el 19 de junio de 2007 con una revalorización del 25,26%. Salió a bolsa a 11,90 euros y cerró la primera sesión en 11,90 euros. Tenía entonces un valor bursátil de mil millones. En sus primeros meses duplicó su valor, pero llegó la crisis financiera y el desplome de las bolsas y sus acciones bajaron de los 2 euros a finales de 2008. La firma solar soportó una travesía en el desierto de ocho años, en los que llegó a marcar un mínimo de 0,30 euros por título en 2012. El renacer llegó en 2017, con una revalorización del 60%.

Solaria gestiona y opera actualmente plantas fotovoltaicas en España, Italia, Uruguay, Grecia y Brasil con una capacidad total de generación de más de 70 MW. No obstante, su principal fuente de ingresos son el diseño y ejecución de proyectos para terceros, con el posterior mantenimiento. Su cartera de contratos suman actualmente los 860 MW, la mitad de ellos en España. En su plan estratégico, la compañía pretende combiar los mercados europeos maduros con los mercados emergentes.

Actualmente, el principal accionista es DTL Corporación S.L., con el 56,78% del capital. DTL corresponde a las siglas de la familia Díaz-Tejero Larrañaga. El fundador y actual presidente es Enrique Díaz-Tejeiro Gutiérrez, ingeniero industrial que fue director de Camping Gas España. Díaz-Tejeiro se anticipó al boom que iban a registrar el sector solar, gracias a las generosas primas aprobadas por el Gobierno de Aznar.


Autor entrada: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *